Equipo de INVAP trabajando en los paneles del radar (imagen prensa INVAP)

La periodista Laura Bié, recopiló información relevante sobre la tecnología desarrollada en nuestro país, aplicada a la investigación espacial. 

DE ARGENTINA AL MUNDO

Nuestro país está desarrollando avanzada tecnología radar y se posiciona como uno de los pocos países, junto a Japón, que puede desarrollar tecnología para uso especial. Los gobiernos provinciales ya empiezan a interesarse por estos avances y sus beneficios para la población.

Equipo de INVAP trabajando en los paneles del radar (imagen prensa INVAP)

Argentina es uno de los pocos países que junto a Japón, tiene la capacidad de desarrollar radares SAR para uso espacial; la denominación responde a la sigla de radar de apertura sintética, en inglés, y su desarrollo representa un gran desafío ya que nos pone a la vanguardia en materia de tecnología espacial.

Este desarrollo es el elemento esencial del SAOCOM 1B que se lanzó en el mes de agosto luego de intensos años de trabajo de los equipos científicos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

Nuestro país ya contaba con el SAOCOM 1A sin embargo el 1B representa un salto cualitativo muy importante; ambos satélites trabaja con tecnología de banda L del espectro electromagnético gracias a la cual pueden atravesar nubes, vegetación y suelo, y realizan una observación compleja de la tierra lo que nos dará herramientas útiles para la gestión de catástrofes naturales y provocadas, y manejo de cuencas hídricas.

Su fabricación incluyó el desarrollo de piezas y técnicas no utilizadas hasta ahora en nuestra industria y se espera que la dupla tenga un rendimiento de excelencia.

La “Misión SAOCOM” va más allá de la construcción y testeo de los satélites, incluye la puesta en órbita y la gestión de las imágenes que se recolecten desde el espacio. El 7 de octubre de 2018 se lanzó el SAOCOM 1A y en agosto de este año el 1B. Los artefactos trabajan de manera conjunta mejorando el tiempo de revisita de su recorrido y perfeccionando la calidad de la información captada.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales, que funciona en el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación tiene a su cargo todos los aspectos de esta misión, desde el diseño, la fabricación, la integración de la antena radar y el testeo del instrumento principal (el SAR) a la operación del satélite en funcionamiento y la distribución de las imágenes que genera. Para impulsar la acción CONAE firmó un convenio con INVAP -empresa destacada en defensa-, y le adjudicó el desarrollo de las primeras etapas, esto es que diseñe, fabrique, integre y realice ensayos de la plataforma principal y la electrónica instalada en el radar.

Además de la CONAE e INVAP, participaron de la misión más de 100 empresas de tipo tecnológica y convencionales, que junto a numerosas instituciones del sistema de ciencia y tecnología del país, aunaron conocimiento, experiencia y esfuerzos para hacer exitosa este emprendimiento, dando muestras de una gran producción colectiva, según señala el INVAP.

El SAOCOM 1B consta de siete paneles de 35 mts2 y pesa 1,5 toneladas y la INVAP lo considera como el “desarrollo tecnológico más desafiante para nuestro país”. Entre los satélites de su tipo, el argentino cuenta con la mayor performance mundial hasta el momento lo que ha generado gran interés en la comunidad científica internacional.

Los sensores de la antena radar tienen la capacidad de captar datos de día y de noche, una cualidad que lo destaca es la de poder ver a través de las nubes, ya que la frecuencia utilizada por la señal de microondas las traspasa y así, a diferencia de los instrumentos ópticos, puede captar datos en cualquier condición meteorológica.

El satélite podrá obtener mapas de humedad de suelo aplicables en agricultura e hidrología, podrá recabar información topográfica y detectar desplazamientos del terreno.

Una alianza que consolidó el descubrimiento:

La tarea del SAOCOM 1A comenzó en 2011 en Mendoza y en 2015 ya se trabajaba paralelamente en el 1B. Uno de los desafíos que presentó fue la necesidad de testearlo antes de su lanzamiento, ya que los ingenieros no podrían probar la tecnología sobre el satélite hasta que estuviera en el espacio; para ello fue determinante el convenio de CONAE con la Armada Argentina que permitió utilizar uno de sus aviones en los ensayos aéreos. El vuelo de bautismo salió desde la base aérea de la Armada Argentina en Trelew.

El radar SAR tiene la particularidad de que el instrumento se mueve respecto del blanco, eso genera una imagen de dos dimensiones. Debido a que sólo podríamos usar el instrumento como radar cuando estuviera en el espacio, una vez que lo construimos tuvimos que diseñar diferentes ensayos para estar seguros de que funcionaba bien. Por ejemplo, hicimos una prueba en el aeropuerto de Bariloche, que se llamó Outdoor Test, con un panel de ingeniería, un modelo de la electrónica y un blanco móvil ubicado a 4 km de distancia”, contó Josefina Pérés, jefa de Proyecto SAOCOM, al portal de noticias de Argentina.gob

SAOCOM en órbita, imagen web INVAP

El espacio como recurso estratégico

El viernes último la CONAE formó parte de una reunión con la Región centro del país, que nuclea a las provincias de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos para concertación de políticas públicas y acciones conjuntas; en la oportunidad los referentes de la Comisión Nacional presentaron proyectos, acciones y beneficios del uso de información espacial, y la importancia de facilitar procesos de cooperación recíproca. Raúl Kulichevsky, representante del organismo, afirmó: “decidimos cuáles serían las áreas estratégicas para trabajar y son 5: Medio Ambiente, Producción, Social, Seguridad y Emergencias. A lo largo de la vida útil del proyecto SAOCOM vamos descubriendo nuevas oportunidades. La potencialidad de estas herramientas es inmensa. Es por ello que tratamos de agilizar y facilitar acuerdos y convenios, y que diferentes usuarios puedan acceder a la información siempre en el marco de la responsabilidad del uso de datos”.

Los representantes provinciales se mostraron interesados en acceder a los datos relevados por los radares espaciales para aplicarlos en sus territorios y ayudar a los productores, industriales y empresarios de la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here