Dra. Jacqueline Cattaneo, letrada de la víctima. Créditos: gentileza

Confiaba plenamente en la fe que profesa, pero el hombre que debía protegerla, guiarla en los pasos de la vida, simplemente decidió profanar la integridad de la niña.

Tenía ocho años cuando empezó a ser abusada. Esa situación se prolongó hasta que cumplió los 12.

 Hoy, la víctima, puede hablar de ese momento traumático de su vida. “Fui abusada por Héctor Pinamonti desde mis 8 años hasta los 12″. M., una joven mujer de 34 años, casada y con hijos, que vive en General Deheza y de quien se resguarda su nombre, por pedido de la entrevistada, sabe que la respalda un documento que valida lo que le tocó atravesar: la investigación canónica iniciada por la Iglesia llegó a la conclusión de que los hechos denunciados ocurrieron”, publica La Voz del Interior.

El cura Héctor Orlando Pinamonti (89), fue denunciado ante la justicia eclesiástica. Y ante semejante hecho, la primera resolución paso por la firma de un convenio de “confidencialidad”.

En febrero de 2021, la diócesis de Río Cuarto –de la cual depende Pinamonti– lo declaró imputable del delito de abuso sexual por los hechos expuestos por la sobreviviente entre 1995 y 1999 en la casa parroquial de San Basilio, localidad del departamento Río Cuarto, aplicándole la pena expiatoria de “prohibición total de ejercer el ministerio sagrado en público por tiempo indeterminado”.

El obispado se tomó 27 años para llegar a esta sanción.

En dialogo con “90 Minutos” de radio Única Punilla, la abogada Jacqueline Cattaneo, representante de la víctima, dijo que ante la prescripción del hecho, continuaran con la acción civil, buscando la reparación ante el abuso.

Al mismo tiempo que se hizo público este caso, comenzaron a sumarse denuncias que involucran a Pinamonti en abusos contra menores.

Escucha la nota:

Resolución del Obispado de Rio Cuarto:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 2 =