De izquierda a derecha: Dr Mazzoccone Daniel, Maximiliano Oliva (absuelto) y Dr Ortiz Lenardón Gonzalo.

Así lo dispuso la Cámara Novena del Crimen de la ciudad de Córdoba, luego de ocho audiencias donde la labor de los abogados defensores pudo establecer “dudas razonables” sobre la participación de Maximiliano Oliva, Gustavo Carraro y Franco López en los homicidios   de Walter Enrique Reist (54) y Elena Edith Gómez (53).

 Después de un mes donde se desarrollaron ocho audiencias de debate, bastantes arduas y a raíz de toda la prueba que se pudo ir desarrollando en el plenario, en el juicio se pudo por lo menos llegar al grado de duda insuperable que permitió que los jurados populares compuestos  por ocho ciudadanos más dos de los jueces técnicos que votaron hayan de forma unánime decidido por la absolución de las tres personas que se encontraban acusadas de cometer este doble homicidio”, dijo el abogado Gonzalo Ortiz Lenardón.

El doctor Ortiz Lenardón, junto al abogado Daniel Mazzoccone, formaron parte de la defensa del acusado Maximiliano Oliva.

Ambos letrados estuvieron abocados a la defensa de Oliva desde el primer momento, y durante casi dos años trabajaron para demostrar que las pruebas que señalaban a su defendido eran débiles y sin sustento necesario para ser consideradas contundentes al momento de la acusación.

Concretamente, pesaba sobre él –su defendido- entendimos, una vaga acusación, se concentraba en dos testimonios, que eran los testigos claves, uno un vecino que los habría visto salir desde un barranco que hay en la zona del Suncho Huayco, y por otro lado un testigo, supuesto amigo o conocido de estos tres chicos que los había visto a metros de la casa de las personas que fueron ultimadas y días posteriores habría escuchado supuestas conversaciones donde aparentemente hablaban sobre el hecho”, comento el defensor.

En estos puntos se centró la defensa para logar clarificar la situación. En principio, se logró determinar que entre ambos testimonios existieron frondosas contradicciones.

El testigo que aseguró haberlos visto en el barranco, luego en la audiencia de debate se desdijo, allí manifestó que “la policía le escribió en su declaración cosas que él no había dicho, que no sabe leer ni escribir” además, dice el abogado que “no se le hizo conocer los derechos que tienen las personas que declaran como testigos y que no saben leer ni escribir”.

Por medio de una prueba solicitada por la defensa y desarrollada por Policía Judicial, “se pudo comprobar que lo que había manifestado el testigo era imposible que se dé, porque era imposible que lo hubiese visto en una zona que se comprobó como muy oscura y que por la distancia no podría haber visto jamás a las personas, o sus rostros”, quedando desvirtuado este testimonio.

Es decir, además de las inconsistencias entre lo declarado por estas dos personas, se le sumó las contradicciones de familiares de los testigos que incrementaron las dudas sobre la participación de los acusados en el hecho.

Absolución de los acusados

El viernes 10 de septiembre la Cámara Novena, absolvió a los tres acusados, pero al mismo tiempo ordenó que otra fiscalía retome la investigación del crimen ocurrido el 6 de agosto de 2019, cuando autores desconocidos ingresaron a la vivienda ubicada en la periferia de Bialet Masse y dieron muerte a la pareja utilizando un arma de fuego.

La fiscalía de Cosquín acusó a los tres jóvenes de haber ingresado al lugar con fines de robo y con la intensión de ocultar a los autores, dieron muerte a la pareja. El arma utilizada en el crimen nunca apareció.

Los jueces de la Cámara también le solicitaron al Fiscal General que otro fiscal investigue si existió algún tipo de delito o incumplimiento en el marco de la investigación policial.

Tanto de las actuaciones del juicio, las pruebas se han elevado a la Fiscalía General de la Provincia de Córdoba para que designe a un nuevo Fiscal para que continúe investigando quién o quiénes estuvieron en el hecho que lamentablemente termino con la vida del señor Reist y la señora Gómez y por otro lado se ha que se investigue si hubo delito durante la investigación que se realizó durante el año 2019”, sostuvo Ortiz Lenardón.

El abogado defensor también solicitó al Tribunal Superior de Justicia que se designe un juez de control en Tribunales de Cosquín para garantizar la investigación en materia penal.

Los acusados permanecieron dos años y veinte días privados de la libertad y no podrán ser involucrados en futuras investigaciones que se realicen por este hecho, basados en los principios constitucionales que les da garantías a partir de conocido el fallo de absolución.

La Cámara condenó a una sola persona, el testigo Matías Arrieta, fue encontrado culpable del delito de “falso testimonio” aplicándole un año y medio de prisión en suspenso.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 9 =