Reconstruir las últimas horas de vida de Pablo Daniel Benedetto (28), será una tarea ardua pero no imposible. Conforme avancen los días, se irán sumando nuevas pistas para intentar armar la línea de tiempo que acerque a los investigadores a conocer que ocurrió con el joven rosarino que el 3 de agosto de 2013 desapareció de San Marcos Sierras –departamento Cruz del Eje- en la provincia de Córdoba.

El viernes 2 de agosto por la tarde, Pablo le dijo a su madre: “Voy a tomarme unos días, el lunes vuelvo”. El joven, “era muy cariñoso”, dijo Aurora Dennon a Portal de Opinión, en medio del desconsuelo después de conocer por parte de la fiscal Fabiana Pochettino la confirmación de que los restos óseos encontrados pertenecen a su hijo.

En una descripción sobre la conducta de Pablo, detalla que el siempre avisaba por teléfono hacia donde se dirigía, “se contactaba con la familia, siempre estaba en contacto”, dijo.

El 3 de agosto, Pablo, su pareja Valeria y la hija de ambos, llegaron a Capilla del Monte, en el norte del Valle de Punilla, recorrieron los principales lugares turísticos, conociendo el cerro Uritorco. Era la primera vez que Pablo paseaba por este sector de las sierras, entonces habló con algunas personas, pidiendo conocer algún río serrano y donde poder acampar. Alguien le recomendó que se acerque a San Marcos Sierras, donde se encuentran lugares muy pintorescos y predios donde poder armar su carpa.

En San Marcos, encontraron el lugar ideal, en un camping ubicado en el río Quilpo. Aurora relata que su hijo se “metió al agua y pasó un tiempo allí”, cuando volvió al sector donde estaba su pareja, ella se mostró molesta y le reclamó “porque no había armado la carpa”.

Fruto de esta discusión, Valeria le pidió a una persona que la acercara al pueblo, llevándose a la niña y quedando Pablo en el camping.

De acuerdo a la reconstrucción que fue realizando la familia, alrededor de las siete de la tarde, Pablo salió del camping en su utilitario Renault Kangoo color blanco, “para ir hasta el pueblo y tratar de ubicar a Valeria y la niña”. Este dato es fundamental, debido a la confirmación de la salida, porque la persona encargada del predio tuvo que abrir la tranquera para salir y aseguró que el rodado era conducido por un hombre, “la camioneta era conducida por un hippie con rastas” aseguraron desde el camping.

Este dato también fue confirmado por el personal que estaba de turno en el cuartel de bomberos voluntarios de San Marcos Sierras. En la visita que hicieron a distintos alojamientos preguntando por Valeria, el resultado siempre fue negativo. Nadie la había visto. Cuando llegaron a los bomberos, alrededor de las 22:45 horas preguntando si tenían algún dato, el efectivo de turno asentó los datos del vehículo y le dijo “Pablo no puedo hacer una búsqueda si no tenés la denuncia policial” por el pedido de paradero.

El bombero notó la presencia de otro hombre en la camioneta, sentado al volante y que lo “apuraba” tocando bocina. La descripción coincidiría con la realizada por el personal del camping. Una vez más apareció el “Hippie de rastas”.

El domingo, la familia de Pablo en Rosario recibe un llamado telefónico desde la comisaría de Capilla del Monte, informándole que “habían encontrado la Kangoo, con la llave puestas” en un camino que va desde esta localidad hasta San Marcos Sierras. Los familiares no pudieron comunicarse con el teléfono de Pablo, pero si lo hacen con Valeria. La mujer se traslada hasta el camping de San Marcos y allí no encuentra ninguna de las pertenencias de Pablo. Tampoco estaba la carpa.

A partir de ese momento la incertidumbre comienza a afligir a la familia. Viajan a Córdoba, donde permanecen casi seis meses interiorizándose de los avances de la causa e incluso generando ellos mismos su propia búsqueda. Para ello contratan baqueanos y hasta un investigador privado, pero los resultados fueron totalmente negativos.

Para la familia, esta investigación paralela, que los llevó hasta Bolivia siguiendo pistas, solo sirvió para entorpecer, porque se sumaron hipótesis que fueron desviando el foco de atención.

Un hecho llamativo ocurrió en el baño de un camping de San Marcos, donde apareció una nota con un dibujo. “No quiero volver a la ciudad” decía la nota con la firma de “Pablo”. En ella había un dibujo de un plato volador. Al ampliar la imagen, se podía ver una foto de Pablo en el interior, comenta la mamá.

En principio la investigación del Ministerio Público Fiscal, comenzó a delinear su trabajo en la posibilidad de un accidente, que Pablo se hubiera perdido en la serranía o que su desaparición se concretó por propia voluntad. Todo esto fue rechazado de plano por la familia. Si bien el joven rosarino, estaba en tratamiento, con mediación no representaba un peligro para nadie. “Unos días antes del viaje, el me pidió que lo acompañe a comprar una sillita para bebes, para el auto, para que la niña viaje seguro”, esto lo hizo con un dinero que la madre le había regalado por su cumpleaños.

La búsqueda se extendió por muchos días, llegando a personas que viven en las sierras, productores que quedaron comprometidos en avisar en caso de encontrar algún indicio que los lleve a dar con el paradero de Pablo. Uno de estos productores, fue el que el 17 de julio de 2020, salió a buscar animales extraviados y encontró restos óseos en un punto determinado a diez kilómetros al norte de donde apareció la Kangoo. El posterior análisis de ADN de estos restos dio el 99,99% de compatibilidad con los familiares de joven desaparecido poniendo un punto en uno de los interrogantes sobre qué pasó con Pablo Benedetto.

En su relato, Aurora sostiene que “le robaron y alguien lo mató, lo tiraron en el camino y luego en otro camino entre San Marcos y Chabonier, dejaron la camioneta”. Brinda más precisiones al afirmar que el cuerpo de Pablo apareció en el camino conocido como las “100 curvas”, donde antiguamente se corría el rally, a unos 900 metros de un cartel que identifica a la provincia.

¿Qué pasó con la camioneta?

Cuando le avisaron que la Kangoo había sido trasladada a Charbonier. En principio las conjeturas rondaban en la posibilidad de un siniestro vial. Allí estuvo un tiempo prolongado, a la intemperie y sin preservarla de las condiciones climáticas.

Para la familia, el rodado no volcó, como sostenían en principio las autoridades, simplemente porque los espejos retrovisores estaban intactos. Es lógico que en un vuelco al menos uno se destrozara.

Se realizó como pericia de parte un rastreo con “Prueba de Luminol” buscando sangre en el interior y el resultado fue negativo. Por el mal estado de preservación del vehículo no pudieron, en esta pericia, levantar huellas dactilares.

La justicia pensó que era un loquito y que había dejado a su familia

Otra hipótesis transitaba por ese camino, así lo asegura Aurora en medio de una angustia que por momentos se torna incontrolable.

Si mi hijo hubiera querido suicidarse no lo habría hecho acá, lo hubiera hecho en Rosario, no hubiera invitado a su abuelo para venir”, sostuvo ante Martín Bertone, el primer fiscal que estuvo a cargo de la causa.

Pablo, trabajaba en la empresa familiar, estaba construyendo una casa en Rosario, en un terreno que le había regalado su abuelo. Adoraba a su hija y tenía muchos proyectos que hacen imposible pensar en la posibilidad del suicidio” y agregó “había invitado a su abuelo a que lo acompañe a este viaje”, el abuelo de 82 años –en aquel momento-, no lo acompaño porque pensaba que eran pocos días y no quería entorpecer el descanso.

Por último Aurora Dennon, sostiene que “la reconstrucción de los hechos la tengo bastante clara, Se quien es la persona que estuvo con mi hijo, el nombre y apellido y donde vive la persona que llevó a mi nuera al pueblo, que es amigo de este hippie” y agregó “el cordobés se fue a vivir a Brasil y al otro la familia lo hizo pasar por insano”.

Parte de esta lamentable historia comenzó a cerrarse con la comprobación científica de la identidad de los restos óseos hallados y continuará en los próximos días cuando la fiscalía haga entrega formal de los mismos a la familia.

La Fiscal Fabiana Pochettino, se puso en contacto con la familia para confirmar los resultados de la prueba de ADN y les aseguró que continuará con la investigación para resolver los misterios que envuelven a la desaparición de Pablo Benedetto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =