Tribunales de Cosquín. Foto Silvia Rivero

El policía W.E.M. (41) está acusado de  hechos violentos que incluyen amenazas,  coacción y lesiones leves a su ex pareja.

El calvario de la mujer lo vivió en la vivienda que ocupaba la pareja en La Falda.

En diciembre de 2021, alrededor de las diez de la noche, el policía, de acuerdo a lo que consta en el expediente, habría amenazado  con el arma reglamentaria a la víctima a raíz de una discusión. En ese contexto también le rompió el celular, además de insultar a la mujer. En ese momento, también le aplico un golpe de puño en el rostro que le ocasionó una herida leve.

Las amenazas dieron paso a más acciones violentas, cuando el imputado tomó ropa de su pareja, la arrojó al piso y la comenzó a rociar con un líquido inflamable, acercándole un encender apagado al mismo tiempo que le decía “teneme miedo hdp, le voy a decir a nuestros hijos porque me separo, pobre de vos si me denuncias”.

Fue en ese momento que el efectivo policial, fue hasta una caja de seguridad, de donde extrajo el arma reglamentaria, una pistola 9 mm y se la colocó en la primero en la frente, luego en los brazos y por último en la entrepierna, mientras le decía “vos te pensás que tengo miedo a usarla”.

En un momento la mujer pudo salir de la vivienda, intentando llega a la casa de una vecina, pero el acusado le dio alcance, tomándola del brazo la llevó a la cochera. Allí puso sus manos en el cuello de la mujer y le exigió la contraseña del correo electrónico.

Los pedidos para que la suelte fueron escuchados por la vecina, que se acercó y preguntó que pasaba y esto permitió a la víctima zafar de las manos de su agresor.

La situación dominante, agresiva se mantuvo durante el mes de diciembre, cuando W.E.M., estando detenido en el complejo carcelario de Cruz del Eje, realizó varias llamadas al domicilio de la víctima desde distintos teléfonos.

Estas llamadas fueron atendidas por familiares de la mujer y en una oportunidad le dijo: “quiero hablar con tu hermana… quiero arreglar las cosas… decile que la perdono”. Estas llamadas se realizaron a pesar de la expresa prohibición de mantener contacto con la víctima, ocasionando una segunda imputación que consta en la elevación a juicio pedido por la fiscalía de Cosquín.

En definitiva sobre W.E. pesan las imputaciones por “lesiones leves calificadas por el vínculo, daño, amenazas calificadas, coacción en concurso real y desobediencia a la autoridad”. El expediente se encuentra en Tribunales de Cruz del Eje a la espera de la designación de fecha para el juicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + 10 =