• Un Jurado Popular, por mayoría, encontró culpable al agresor, por varios delitos, entre ellos “abuso sexual con acceso carnal y violencia de género.
  • La Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje lo condenó a 18 años de prisión. La Fiscal de Cámara había pedido 20 años.

Hoy, en el “Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”, la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje dictó sentencia en un caso registrado en Cosquín, el 9 de enero de 2018, cuando una mujer identificada como R. de 23 años, fue víctima de violencia de género, que incluyó, además otros delitos graves, como “privación ilegítima de la libertad, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de homicidio doblemente calificado y amenazas calificadas”.

El contexto de violencia familiar que vivía la víctima en forma permanente, tuvo un desenlace grave, al momento que su pareja, Mariano Rafael Fernández Estorello (27), en el interior de la vivienda ubicada en el barrio La Remembranza, abusó de la joven, la golpeó y posteriormente la roció con combustible con la firme intención de quemarla.
 

De acuerdo a la investigación judicial, Fernández Estorello, sometió a su pareja a una violencia de género sistemática, de la cual la joven no podía salir. Un año duró el calvario.
 

Hasta que, en la tarde del 10 de enero de 2018, la policía llegó hasta la vivienda, alertados por un vecino que llamó por teléfono a la comisaría, luego de escuchar gritos de una mujer pidiendo ayuda.
 

Los efectivos llegaron hasta el lugar, llamaron a la puerta y fueron atendidos por el hombre, que intentó convencerlos que en el lugar se estaba llevando a cabo una reunión familiar y que “todo estaba en orden”.
 

Los agentes continuaron firmes en la decisión de ingresar, hasta que, desde el interior la joven pudo pedir auxilio.
 

Fue en ese momento cuando los uniformados, ingresaron a la vivienda, a pesar de la resistencia puesta por parte del agresor.
 

Uno de los integrantes de la comisión policial se dirigió hasta el baño, donde encontró a F. atada, con golpes y rociada con combustible. En el living, sobre una mesa, también había un bidón con nafta, un encendedor y cigarrillos.
 

Rápidamente arribó una unidad médica que constató las lesiones, trasladando a la víctima al hospital Domingo Funes, donde se constató el abuso sexual.
 

El juicio.
 

El trabajo realizado por la policía, la instrucción de la causa llevada adelante por la fiscalía y las pericias realizadas, nos permitieron tener suficiente evidencia para poder condenar a un hombre que por poco le quita vida a una joven”, sostuvo la Fiscal de Cámara Haydeé Gersicich.
 

La fiscal, continuó relatando: “La víctima vivó una relación muy violenta desde el principio, que fue escalando con el tiempo hasta llegar a esta situación, que gracias a un vecino que pudo alertar y a los policías que no se dejaron amilanar por un hombre de por sí violento, permitió salvarle la vida a la joven”.
 

Portal de Opinión también dialogó con el abogado defensor Hugo Luna al finalizar la audiencia: “El resultado final ha sido un voto condenatorio por mayoría, de jurado populares, le imponen la pena de 18 años de prisión”, y continúo “había pedido la absolución por dos de los delitos, por el de privación ilegítima de la libertad y el de homicidio en grado de tentativa, pero parece que no nos han hecho lugar”.
 

La defensa de Fernández Estorello, una vez que se conozcan los fundamentos de la condena, espera llevar la causa a la instancia de casación. El condenado continuará alojado en el penal de Cruz del Eje.

Publicado en Policiales

Una situación particular vivieron los efectivos policiales esta tarde, alrededor de las 16:30 hs cuando asistieron a un domicilio ubicado en Azcuénaga al 300, de Huerta Grande.

Al arribar el móvil policial, entrevistan a una mujer, quien manifiesta que momentos antes, su pareja de 19 años, identificado como MSG, le habría apuntado con un arma de fuego.

Mientras los oficiales recibían la información por parte de la víctima, por un camino posterior de la vivienda, un sujeto a bordo de una camioneta Fiat Toro se retira apresuradamente.

La joven le pide a la policía que la acompañe para retirar sus pertenencias del lugar, con la finalidad de retirarse y poner a salvo su integridad física.

La joven abrió la puerta de la cochera y desde el interior se alcanza a percibir un fuerte olor, pudiendo observarse en el fondo del local una lámpara encendida por encima de unas seis plantas similares a marihuana.

En ese momento retorna la Fiat Toro, identificando al conductor como el joven acusado por la mujer.

La mujer, sin explicar razones, cambia de parecer y se desdice de la acusación por la cual había pedido la intervención policial, comenzando a insultar y lanzar golpes de puño contra los oficiales presentes. Una vez reducida, es trasladada a la comisaría de Huerta Grande, donde informa que es menor de edad, de 16 años.

Ante este cambio en la actitud de la joven se da participación al Juzgado de menores correspondiente.

Al mismo tiempo, se dio intervención a la Fuerza Policial Antinarcotráfico y a la Fiscalía de Instrucción Móvil de Cosquín.

Radio Unica Punilla

Publicado en Regionales