Una obra de conexión de agua que estaba pendiente desde hace mucho tiempo, se transformo en el motivo utilizado por un grupo de vecinos que intentaron impedir, utilizando la resistencia, el trabajo de una cuadrilla de Emoss.

En horas de la mañana un equipo de trabajadores y maquinarias se dieron cita en Av. Doering y Richieri en el barrio Faldas del Uritorco. Junto a los empleados se hicieron presentes un importante número de efectivos de la Departamental Punilla y Guardia de Infantería.

La conexión a la red de agua potable es un proyecto que permitirá brindar el servicio a un número importante de vecinos que reclamaban por mejoras a partir de las distintas situaciones que lo restringían.

En cumplimiento de una resolución del ERSEP, el Ente Municipal debía realizar la conexión a la red, por ello el ejecutivo contaba con la debida documentación además de la orden de la Fiscalía de Cosquín a la fuerza pública para garantizar la seguridad de la obra.

Siesta alterada.

Para poder garantizar la seguridad de la obra, como así también de maquinarias y personal, la fuerza policial coloco vallas sobre la calle Richieri, aunque a pesar de esto, un grupo de mujeres subieron a la retroexcavadora impidiendo que la máquina pudiera concretar su trabajo.

Luego de mantener el canal de dialogo con los manifestantes y el jefe del operativo, se dio la orden de que personal policial femenino liberara la máquina para retomar la tarea de apertura de una zanja en la traza de la calle.

Posteriormente los manifestantes opusieron resistencia al avance de la obra, intentando que la máquina deje de trabajar.

En el primer choque entre manifestantes y policías, valla de por medio, personal municipal debió colaborar para avanzar, situación que genero algunos golpes, insultos y amenazas.

Por momentos los forcejeos fueron aumentando la tensión, conforme avanzaba la apertura de la zanja.

Las autoridades policiales dialogaron con un abogado que se identificó como tal, exhibiéndole la documentación de los organismos oficiales que avalan la obra.

Los efectivos encontraron a hombres y mujeres que se manifestaron en forma violenta, arrojando distintos elementos. Estos choques generaron heridas leves a algunos policías pertenecientes a la comisaría local.

A pesar de la resistencia… la conexión se llevo a cabo.

Los argumentos esgrimidos por los manifestantes, en regla general, se basaban en el hecho de cuestionar la calidad del agua de la red y que a pesar del bajo caudal que entrega el lugar de donde se abastecen en la actualidad, aceptan utilizar “baños secos” e “incluso orinar en el bidet” para utilizar menos los depósitos de agua, con tal de no estar conectados al servicio de Emoss.

Alrededor de las cuatro de la tarde, ya con muy poca resistencia, los obreros pudieron conectar el caño y proceder a tapar la zanja.

 

Publicado en Deportes