En horas de la mañana la Policía de Córdoba, cumpliendo directivas de la Fiscalía de Cosquín, a cargo del Dr. Martín Bertone, procedió al arresto de cuatro personas vinculadas a la trágica pelea que le costara la vida a Fernando Lujan (18).

Cabe recordar que el luctuoso sucedo ocurrió alrededor de las 22 hs. del domingo, cuando integrantes de dos familias se enfrentaron a golpes en cercanías de la vivienda de la victima ubicada en Brasil y Pardo, barrio El Dominador.

En ese suceso a consecuencia de una puñalada perdió la vida en forma instantánea Fernando Lujan, en tanto que su hermano Antonio Lujan (28) a consecuencia de las heridas debió ser intervenido quirúrgicamente y permanece internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital Domingo Funes. En el ataque también resulto herido César Moyano (52) padrastro del joven fallecido, quien permanece internado en el mismo nosocomio en una sala común.

Imputados por el delito de homicidio.

El trabajo llevado adelante por la Fiscalía y la fuerza policial pudo reunir las pruebas necesarias para identificar a los posibles autores del sangriento ataque.

En primera medida la fiscalía ordeno el allanamiento de una vivienda ubicada en calle Chile S/N, próxima al lugar del hecho, domicilio de la familia Heredia.

Allí se procedió a la detención de Edgardo Gabriel Heredia (57) y de Maico Matías Heredia (24), quedando imputados por el delito de “homicidio”. En el mismo acto, los efectivos policiales detuvieron a una mujer y un varón, ambos menores de edad, quienes resultaron imputados por el delito de “participe secundario de homicidio”.

En uno de los procedimientos realizados, también se secuestro un arma blanca de 20 cm de hoja, con mango color blanco presuntamente utilizado en la agresión, un automóvil Chevrolet Corsa Classic color blanco, ropas y varios teléfonos celulares. En el segundo domicilio allanado en calle Chile al 1000, se secuestro una motocicleta marca Appia 125, una gorra, una fusta y un certificado médico.

Los cuatro detenidos, quedaron a disposición de la Fiscalía de Instrucción de Cosquín, alojados en la comisaría de La Falda a la espera de la resolución para su traslado.

Crónicas de una tarde extremadamente violenta.

De acuerdo a la información recolectada en la madrugada faldense, durante la tarde del Día de la Madre, los jóvenes del barrio habrían participado de un encuentro o una carrera de motos.

Por algún motivo por ahora desconocido integrantes de ambos grupos se habrían enfrentado a golpes en la esquina de Brasil y Pardo, a escasos 100 metros del domicilio de Fernando Lujan.

Luego de esa gresca, los grupos se habrían retirado hacia sus respectivos domicilios.

Pero la paz en el lugar solamente reinaría por algunas horas.

Un importante número de personas llego en vehículos y desencadenó la tragedia.

Alrededor de las 22 horas, cerca de diez personas habrían arribado a la esquina elegida como escenario del ajuste de cuentas entre grupos antagónicos.

Una testigo asegura haber visto por lo menos a diez personas bajar de dos vehículos que se desplazaba por calle Brasil hacia Pardo, descendiendo y tomándose a golpes con otras personas, para luego darse a la fuga hacia el norte, reconociendo al automóvil Corsa Classic blanco como participante del ataque.

Luego del llamado al número de emergencia por parte de la gente que se encontraba en el lugar, la policía al arribar se encuentra con los tres hombres heridos por el uso de armas blancas. Dos de ellos se encontraban tendidos en el piso, en tanto que el tercero estaba de pie, con un corte en el abdomen del lado izquierdo.

Rápidamente se hizo presente el servicio de emergencias médicas que certifico el deceso de uno de los heridos y efectuó el traslado de los otros al Hospital Domingo Funes.

Un barrio alterado y vulnerable.

Luego del trágico suceso que le costara la vida a Fernando Lujan, se abren interrogantes que requerirán de acciones coordinadas entre las autoridades policiales y municipales.

Permanecer en el sitio durante la madrugada mientras se realizaban las correspondientes tareas investigativas, se podía percibir el alto grado de tensión y de dolor por lo sucedido y también la atmosfera de incertidumbre sobre el futuro, principalmente ocasionada por la falta de confianza en las autoridades y en el sistema por parte de algunos vecinos.

La proximidad que existe entre ambas viviendas y la convivencia diaria también genera luces de alarmas sobre la armonía de los ciudadanos.

Mientras se esperaba el cumplimiento de las diligencias judiciales, la tensión en un momento se elevo al máximo cuando dos personas se fueron a las manos a poco más de treinta metros de la cinta de seguridad que fijaba el perímetro policial. Rápidamente la presencia de los efectivos y el accionar de algunos presentes, puso fin a la situación, sin que se requiera mayor acción para restablecer el orden.

Que impulso a un hombre de familia a tomar un cuchillo para ir a enfrentar otras personas, la investigación judicial lo establecerá, pero también como sociedad tendríamos que abrir otros interrogantes y buscar la correspondiente respuesta a que lleva a una familia completa a intervenir en una pelea callejera y después de varias horas, volver con mas personas y armados para buscar venganza tal vez, con el agravante donde padre e hijos independientemente de las edades, no pudieron controlar el deseo de poner las cosas en orden recurriendo a la violencia extrema.

El daño ya fue provocado y no es solamente la responsabilidad de quienes ayer se enfrentaron con un saldo terrible, con un muerto, heridos y dos familias destruidas por la violencia social, habría que analizar la cuestión más allá del contexto judicial, para poder comprender y aceptar que la violencia no se encuentra solamente en las personas, sino que puede estar presentes en una sociedad que al carecer de los elementos básicos de contención, fija sus propias reglas de convivencia.

Corsa Classic secuestrado durante el procedimiento judicial.         Foto: Crédito a quien corresponda

Publicado en Regionales