Más de un centenar de bomberos voluntarios continúan en una lucha titánica para contener las llamas de un incendio que lleva consumidas miles de hectáreas.

El fuego que comenzó en el camino a Cuchi Corral –La Cumbre- y se desplazó hacia el sur, afectando viviendas en el barrio Los Quimbaletes en Villa Giardino.
 

En ese lugar, las llamas estuvieron al borde de las casas que fueron protegidas por los propios vecinos, utilizando todos los recursos disponibles, desde baldes, trapos mojados, mangueras de jardín y hasta botellas con agua.
 

Allí los bomberos, además del aporte de los vecinos, contaron la necesaria ayuda de los aviones hidrantes, que con magistral destreza hicieron sus aplicaciones prácticamente en vuelos rozando los techos.
 

(Damián De Santo, habla el día después del incendio que hizo peligrar las viviendas en Los Quimbaletes)
 

En Los Quimbaletes, las el fuego destruyo por completo una vivienda y daños parciales en otras.
 

En la noche del miércoles, el frente se desplazó hacia el sur, en jurisdicción de La Falda.
 

Este mediodía, el Jefe de Cuartel de Bomberos de La Falda, Gabriel Molina comentó a este medio que: “El fuego llegó a la Cumbre del Perchel, cruzó el camino que va a Villa de Soto”, esto ya saliendo de la jurisdicción de La Falda.
 

El esfuerzo de los bomberos está puesto en poder controlarlo en el lugar hacia donde se dirige por estas horas, en la quebrada del Río Pinto, donde seguramente la lucha allí será ardua durante toda la jornada.
 

Eduardo Molinari, Jefe de Bomberos de Villa Giardino, confirmó que también se está trabajando en los distintos reinicios que se producen, fundamentalmente por la acción del fuerte viento que se mantiene del sector norte.

Publicado en Regionales