Jueves, 02 Octubre 2014 01:07

Anorexia y bulimia: cuando el acto de comer reemplaza a las palabras

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Ambos trastornos alimenticios tienen la misma raigambre: la imposibilidad de decir. "El inconsciente no encuentra palabras para traducir la situación traumática que atraviesa la persona y entonces esas cuestiones terminan poniéndose en acto", explicó una especialista a especialista en tratamiento sobre bulimia y anorexia, Olga Ricciardi, destacó que "la bulimia y la anorexia tienen la misma raigambre, es la imposibilidad de decir. El inconsciente no encuentra palabras para traducir la situación traumática que atraviesa la persona y entonces esas cuestiones terminan poniéndose en acto".

En el caso de la anorexia, "así como cierra la boca para no hablar, la cierra para no comer y es el acto de la abstinencia. Y en el caso de bulimia -continuó- se trata de tragar palabras en forma de comida y vomitar para no pronunciarlas, porque lo que no se pone en palabras se pone en el acto del atracón y del vomito inducido".

Destacó que uno de los momentos principales en que aparece esta patología es con la primera menstruación y durante el secundario, aunque se puede dar en cualquier momento de la vida, y también en varones.

Ricciardi expresó que en el caso de las mujeres, en el estadío del desarrollo que comienza con la menstruación, "aparecen visiblemente los rasgos de la femineidad con las formas redondeadas del cuerpo, pero no siempre el psiquismo está en condiciones de aceptarla, por lo que estas irrupciones de lo femenino se vuelven traumáticas"."Entonces la anorexia con sus síntomas -continuó- consigue el borramiento de las diferencias sexuales anatómicas y se vuelve a convertir el cuerpo, que ya se había mostrado de mujer, como de niña".

No obstante, ellas no se ven delgadas, no perciben esta pérdida de la masa muscular, no perciben que su cuerpo vuelve a ser un cuerpo de niña, que pierden los rasgos femeninos. "Hay un síntoma que se llama distorsión de la imagen corporal, ven distorsionado su cuerpo en dimensiones mucho mayores, entonces buscan adelgazar en forma permanente porque nunca ven el cuerpo adelgazado", dijo la psicoanalista tras enfatizar que "es el inconsciente que genera una distorsión de la imagen corporal".

En este marco, también va a haber una distorsión de la noción de cantidad y una porción de alimento no es lo mismo para una persona que padece anorexia que para otra que no la padece.

En el caso de la bulimia, otro trastorno alimenticio, "que quiere decir 'hambre de buey' hay una necesidad de incorporación de alimentos, una ingesta desmedida, de una manera muy primitiva, muy pulsional en donde los alimentos son ingestados a gran velocidad, en general se hace en momentos en que la persona está sola", precisó. Añadió que a esta situación se la llama "atracón, en donde la ingesta no tiene nada que ver con la necesidad de comer sino con una impulsión que lleva a llenar un vacío imposible de llenar con alimentos, que tiene que ver con el mundo afectivo, y después viene el vómito inducido vinculado a la necesidad de deshacer ese acto que genera mucha culpa".

Fuente: TÉLAM.

Visto 520 veces
Inicia sesión para enviar comentarios