Elementos filtrados por fecha: Lunes, 18 Noviembre 2019
  • Flavia Saganias se presentó hoy, junto a su abogado en la Fiscalía de Cosquín.
  • La denuncia se formuló el 8 de agosto de 2017.
  • Luego de distintas pericias realizada a la menor (7), la fiscalía archivo el expediente en octubre de 2017.

 

En el ataque perpetrado contra Gabriel Fernández (56), se pretendió vengar una situación, sobre la cual la justicia aún no se había expedido.

Una nueva página se abre en el caso que conmocionó a la población, por las repercusiones violentas que se vivieron en una humilde vivienda de Capilla del Monte, cuando familiares de una niña presuntamente abusada, decidieron hacer justicia por mano propia.
 

El 8 de agosto de 2017, Flavia Saganías (41), formuló una denuncia por abuso sexual contra su hija de 7 años, en la fiscalía de Cosquín.
 

En la denuncia manifestó que el presunto abusador habría sido su ex pareja Gabriel Fernández.
 

El fiscal Martín Bertone (hoy camarista en Córdoba), ordenó la realización de una serie de pericias con profesionales del Ministerio Público Fiscal. Estas pericias incluyeron cámara Gesell.
 

Con los resultados de las pericias realizadas, la fiscalía decidió, el 8 de octubre de 2017, archivar la causa por no encontrar indicios de abuso sexual sobre la menor.
 

Esta mañana, en tribunales de Cosquín este medio, habló con el abogado Carlos González Quintana, representante legal de Saganías, quien dijo: “Insistimos con el desarchivo de esta denuncia simplemente para que la justicia investigue a fondo un hecho que en la generalidad de los casos siempre salen a la luz mucho tiempo después, por la complejidad que tiene la problemática, los abusos sexuales en la infancia son acontecimientos muy traumáticos que generan habitualmente en los niños que lo padecen situaciones de bloqueos, de silencios y de negación”.
 

La niña fue asistida, según lo relata el González Quintana, en un centro que se dedica específicamente al abordaje de niños traumatizados o que han vivido experiencias traumáticas de índole sexual en su infancia, “es el programa PAICA que funciona en el Hospital de Niños y que depende del Ministerio de Salud de la provincia, y a partir de los indicadores concretos de abuso se la deriva a un tratamiento psicológico especializado” afirmo el letrado.
 

Con la suma de informes profesionales, se realizó el pedido de desarchivo del expediente, esperando que la fiscalía tome en cuenta el requerimiento y “ordene las pruebas que crea convenientes, incluyendo una nueva cámara Gesell, para no vulnerar a un niño la posibilidad de ser oído”, concluyó González Quintana


Ataque injustificado, llevó a la familia a juicio.
 

La denuncia contra Fernández se presentó el 8 de agosto, pero a los pocos días, fue “escrachado en redes sociales”, con su fotografía y datos personales, incitando a que la población tomará venganza por el hecho, que aún estaba bajo investigación judicial.
 

Esta venganza se llevó a cabo el 13 de agosto, cuando el hermano de la denunciante, Emiliano Saganías (39) y la mama de ambos Mónica Bonifacio, viajaron desde Buenos Aires para agredir e incendiarle la vivienda a Fernández.
 

En los próximos días, se estará conociendo la sentencia contra estas personas, en el juicio con jurado popular que se esta sustanciando en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje.
 

Cabe mencionar que la Fiscal de Cámara, Haydeé Gersicich solicitó una condena de 23 años de prisión para cada uno de los acusados, por los delitos de “privación ilegitima de la libertad calificada, lesiones graves calificadas por ensañamiento e incendio”