El incendio se desato anoche, por causas que tratan de establecerse, en una precaria habitación de una vivienda ubicada en la calle Los Turistas, entre Piquillines y Los Talas.

Al momento del arribo de los efectivos policiales, se encontraron con el fuego que ya había consumido la habitación y una cama de una plaza se hallaba el cuerpo sin vida de María Julia Reyna (87).

La anciana, padecía de una discapacidad motriz y estaba a cargo de su hijo, Raúl Ozan (45).

Ozan y su familia habitan en el mismo domicilio.

Se practican las pericias y las actuaciones de rigor.

Publicado en Regionales