Luis Delsemme

Luis Delsemme

  • El expediente judicial se inició a partir de una denuncia presentada por el Tribunal de Cuentas.
  • La investigación de la fiscalía permitió agravar las imputaciones contra el intendente Julio Alba y el secretario de gobierno Raúl Pérez.

 

Miembros del Tribunal de Cuentas del oficialismo de Valle Hermoso, el 5 de abril de 2018 presentaron una denuncia en la sede judicial de Cosquín, donde pedían se investigue una serie de situaciones cuestionables en el manejo de fondos y partidas municipales.
 

 

La fiscal Paula Kelm comenzó la tarea investigativa y luego del análisis de la prueba colectada ordenó, en julio de este año, la imputación de los denunciados.
 

La investigación continúo sumando más declaraciones y pericias, provocando un endurecimiento en las imputaciónes que alcanzan a ambos funcionarios, que el próximo 10 de diciembre dejarán la actividad pública.
 

El 5 de diciembre, la fiscalía luego de finalizar la investigación preparatoria, requirió la elevación a citación a juicio, por tres hechos Julio Alba y Raúl Pérez, fueron imputados por los delitos de “malversación de caudales público y omisión de los deberes de funcionario público en calidad de coautores, defraudación calificada en calidad de coautores, todo en concurso real”.
 

Además, al secretario Pérez, se lo acusa por el delito de “peculado y defraudación calificada, en calidad de autor, en concurso real”.
 

El intendente electo, que asumirá el cargo el 10 de diciembre, Jorge Caserio, cofirmó a este medio que:"Esta es una denuncia hecha por el tribunal de cuentas del oficialismo, por eso no me voy a presentar como querellante en esta causa, si por supuesto vamos a hacer una auditoria contable importante para ver como encuentro todo".
 

En el transcurso del año 2020, se conocerá la fecha de inicio del juicio, a sustanciarse en tribunales de Cruz del Eje.

Miércoles, 27 Noviembre 2019 22:59

Duras condenas a familia autora de aberrante ataque

  • La Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje aplicó duras condenas a los acusados de agredir a un hombre, hecho ocurrido en Capilla del Monte.
  • Por unanimidad el Jurado Popular encontró culpable a las tres personas que se estaban juzgando.
  • En la resolución, la Cámara ordenó la detención de la ex pareja de la víctima, quien se encontraba siguiendo el proceso en libertad.

En una jornada colmada de tensión, en las primeras horas de la tarde del miércoles 27 de noviembre, la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje, llegó a un fallo unánime por parte del Jurado Popular que llevó adelante el proceso en contra de los acusados Mónica Graciela Bonifacio y sus hijos Enrique Emiliano Saganias y Flavia Silvana Saganias.

 

Bonifacio y sus hijos, fueron acusados por la agresión que sufrió Gabriel Fernández, un trabajador de la construcción, vecino de Capilla del Monte, el 13 de agosto de 2017.
 

Esa mañana, los ahora condenados, se presentaron en la vivienda de Fernández, lo hicieron salir hasta el patio y allí lo golpearon salvajemente, amenazándolo con un arma. Luego lo ataron a un árbol, utilizando alambres y lo sometieron sexualmente utilizando un hierro. En el ataque, también incendiaron la vivienda.
 

El accionar de un vecino, que presenció la situación y pudo alertar a la policía, logró salvarle la vida.
 

El salvaje ataque se produjo, a consecuencia de una publicación en redes sociales realizada por Flavia Saganias, donde instaba a tomar represalias contra su ex pareja, acusándolo de haber abusado de su pequeña hija.
 

Días previos, el 8 de agosto, Saganias se había presentado en la fiscalía de Cosquín, formulando la denuncia sobre el supuesto abuso. Una semana después, realizó la publicación en las redes sociales que desencadenó la tragedia.
 

Luego de realizar las pericias de rigor, la fiscalía archivó la denuncia, por no encontrar en las pericias realizadas en la niña, indicios de abuso sexual.
 

Duras condenas.
 

Durante todo el proceso, Flavia Saganias permaneció en libertad. Su madre y hermano se encontraban detenidos.
 

La fiscal de Cámara Haydeé Gersicich, en el momento de los alegatos donde pidió 23 años de prisión para todos los involucrados, presentó las pruebas en contra de los acusados en forma cronológica y con fundamentos muy sólidos. Poniendo de manifiesto que en este juicio no se juzgaba el abuso de una niña, sino el ataque a un hombre.
 

“No se juzgó si Fernández es responsable o no de un hecho de semejante características (por la denuncia por abuso), y si se estableciera que es responsable deberá responder como cualquier ciudadano que ha cometido un delito de esa clase”, sostuvo la fiscal.

 Mientras la tensión aumentaba en el pasillo del edificio de Tribunales, las personas que acompañaban a Flavia se fueron concentrando frente a las puertas de la sala de audiencia, que estaba protegida por efectivos policiales.
 

A los pocos minutos de iniciada la sesión, salieron del interior de la sala los abogados defensores.
 

El letrado Carlos González Quintana, habló con la prensa que estaba en el lugar, mientras las personas que lo acompañaban comenzaron a protestar a los gritos contra el fallo judicial.
 

“Realmente es un fallo que habla muy mal de la justica cordobesa, que habla muy mal de los jurados populares, un fallo unánime que no solamente condena a una madre inocente, que jamás generó e instigó ninguno de los hechos que sucedieron en la casa del abusador de su hija”, comentó a los periodistas González Quintana.
 

Continuó diciendo: “Lo que más nos preocupa, no solamente como operadores jurídicos sino como seres humanos, es que no solamente los jueces de la cámara del crimen sino los jurados populares han ordenado la detención de una mujer que tiene cinco hijos a cargo, y todos menores de edad y esta siendo trasladada a un servicio penitenciario con un pedido de 23 años de prisión, lo cual supone una dificultad tremenda para lograr una excarcelación de esa mujer”.
 

También sostuvo que: “Este fallo nos hace reflexionar como sociedad, hasta qué punto la justicia penal está autorizada para infligirle dolor a las personas, esto es una sentencia que lo único que hace es aplicarles dolor a tres personas”.
 

A todos los presentes los sorprendió, además de la dura condena aplicada a los tres acusados, la decisión de la detención de Flavia Saganias.
 

Este medio habló con la fiscal Gersicich, quien destacó que la decisión del jurado popular haya sido por unanimidad y además de que se aplicaran ajustes en las calificaciones.
 

Con respecto a la decisión de la detención, la fiscal sostuvo que el abogado querellante Nicolás Cerrito, en el marco de las audiencias presentó pruebas donde se acreditaba que el hostigamiento hacia Fernández se realizaba en forma continua en las redes sociales y por este motivo, había pedido la inmediata detención de la acusada.
 

La doctora Gersicich, sostuvo que: “No podemos permitir que se tome la justicia por mano propia, para eso están las instituciones, para eso está la justicia, para averiguar si el hecho existió o no existió y que responda de acuerdo a lo que dice la ley, porque pueden cometerse errores muy serios como vemos en este caso estuvo a muy poco de costar una vida”.
 

Mónica Bonifacio, Emiliano Saganias y Flavia Saganias, fueron condenados a 23 años de prisión por los delitos de “homicidio agravado por el vínculo, por ensañamiento y por el concurso premeditado de dos o más personas en grado de tentativa en concurso ideal con abuso sexual con acceso agravado en grado de tentativa e incendio en concurso real”.
 

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 13 de diciembre de este año.

  • Un Jurado Popular, por mayoría, encontró culpable al agresor, por varios delitos, entre ellos “abuso sexual con acceso carnal y violencia de género.
  • La Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje lo condenó a 18 años de prisión. La Fiscal de Cámara había pedido 20 años.

Hoy, en el “Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”, la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje dictó sentencia en un caso registrado en Cosquín, el 9 de enero de 2018, cuando una mujer identificada como R. de 23 años, fue víctima de violencia de género, que incluyó, además otros delitos graves, como “privación ilegítima de la libertad, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de homicidio doblemente calificado y amenazas calificadas”.

El contexto de violencia familiar que vivía la víctima en forma permanente, tuvo un desenlace grave, al momento que su pareja, Mariano Rafael Fernández Estorello (27), en el interior de la vivienda ubicada en el barrio La Remembranza, abusó de la joven, la golpeó y posteriormente la roció con combustible con la firme intención de quemarla.
 

De acuerdo a la investigación judicial, Fernández Estorello, sometió a su pareja a una violencia de género sistemática, de la cual la joven no podía salir. Un año duró el calvario.
 

Hasta que, en la tarde del 10 de enero de 2018, la policía llegó hasta la vivienda, alertados por un vecino que llamó por teléfono a la comisaría, luego de escuchar gritos de una mujer pidiendo ayuda.
 

Los efectivos llegaron hasta el lugar, llamaron a la puerta y fueron atendidos por el hombre, que intentó convencerlos que en el lugar se estaba llevando a cabo una reunión familiar y que “todo estaba en orden”.
 

Los agentes continuaron firmes en la decisión de ingresar, hasta que, desde el interior la joven pudo pedir auxilio.
 

Fue en ese momento cuando los uniformados, ingresaron a la vivienda, a pesar de la resistencia puesta por parte del agresor.
 

Uno de los integrantes de la comisión policial se dirigió hasta el baño, donde encontró a F. atada, con golpes y rociada con combustible. En el living, sobre una mesa, también había un bidón con nafta, un encendedor y cigarrillos.
 

Rápidamente arribó una unidad médica que constató las lesiones, trasladando a la víctima al hospital Domingo Funes, donde se constató el abuso sexual.
 

El juicio.
 

El trabajo realizado por la policía, la instrucción de la causa llevada adelante por la fiscalía y las pericias realizadas, nos permitieron tener suficiente evidencia para poder condenar a un hombre que por poco le quita vida a una joven”, sostuvo la Fiscal de Cámara Haydeé Gersicich.
 

La fiscal, continuó relatando: “La víctima vivó una relación muy violenta desde el principio, que fue escalando con el tiempo hasta llegar a esta situación, que gracias a un vecino que pudo alertar y a los policías que no se dejaron amilanar por un hombre de por sí violento, permitió salvarle la vida a la joven”.
 

Portal de Opinión también dialogó con el abogado defensor Hugo Luna al finalizar la audiencia: “El resultado final ha sido un voto condenatorio por mayoría, de jurado populares, le imponen la pena de 18 años de prisión”, y continúo “había pedido la absolución por dos de los delitos, por el de privación ilegítima de la libertad y el de homicidio en grado de tentativa, pero parece que no nos han hecho lugar”.
 

La defensa de Fernández Estorello, una vez que se conozcan los fundamentos de la condena, espera llevar la causa a la instancia de casación. El condenado continuará alojado en el penal de Cruz del Eje.

  • Flavia Saganias se presentó hoy, junto a su abogado en la Fiscalía de Cosquín.
  • La denuncia se formuló el 8 de agosto de 2017.
  • Luego de distintas pericias realizada a la menor (7), la fiscalía archivo el expediente en octubre de 2017.

 

En el ataque perpetrado contra Gabriel Fernández (56), se pretendió vengar una situación, sobre la cual la justicia aún no se había expedido.

Una nueva página se abre en el caso que conmocionó a la población, por las repercusiones violentas que se vivieron en una humilde vivienda de Capilla del Monte, cuando familiares de una niña presuntamente abusada, decidieron hacer justicia por mano propia.
 

El 8 de agosto de 2017, Flavia Saganías (41), formuló una denuncia por abuso sexual contra su hija de 7 años, en la fiscalía de Cosquín.
 

En la denuncia manifestó que el presunto abusador habría sido su ex pareja Gabriel Fernández.
 

El fiscal Martín Bertone (hoy camarista en Córdoba), ordenó la realización de una serie de pericias con profesionales del Ministerio Público Fiscal. Estas pericias incluyeron cámara Gesell.
 

Con los resultados de las pericias realizadas, la fiscalía decidió, el 8 de octubre de 2017, archivar la causa por no encontrar indicios de abuso sexual sobre la menor.
 

Esta mañana, en tribunales de Cosquín este medio, habló con el abogado Carlos González Quintana, representante legal de Saganías, quien dijo: “Insistimos con el desarchivo de esta denuncia simplemente para que la justicia investigue a fondo un hecho que en la generalidad de los casos siempre salen a la luz mucho tiempo después, por la complejidad que tiene la problemática, los abusos sexuales en la infancia son acontecimientos muy traumáticos que generan habitualmente en los niños que lo padecen situaciones de bloqueos, de silencios y de negación”.
 

La niña fue asistida, según lo relata el González Quintana, en un centro que se dedica específicamente al abordaje de niños traumatizados o que han vivido experiencias traumáticas de índole sexual en su infancia, “es el programa PAICA que funciona en el Hospital de Niños y que depende del Ministerio de Salud de la provincia, y a partir de los indicadores concretos de abuso se la deriva a un tratamiento psicológico especializado” afirmo el letrado.
 

Con la suma de informes profesionales, se realizó el pedido de desarchivo del expediente, esperando que la fiscalía tome en cuenta el requerimiento y “ordene las pruebas que crea convenientes, incluyendo una nueva cámara Gesell, para no vulnerar a un niño la posibilidad de ser oído”, concluyó González Quintana


Ataque injustificado, llevó a la familia a juicio.
 

La denuncia contra Fernández se presentó el 8 de agosto, pero a los pocos días, fue “escrachado en redes sociales”, con su fotografía y datos personales, incitando a que la población tomará venganza por el hecho, que aún estaba bajo investigación judicial.
 

Esta venganza se llevó a cabo el 13 de agosto, cuando el hermano de la denunciante, Emiliano Saganías (39) y la mama de ambos Mónica Bonifacio, viajaron desde Buenos Aires para agredir e incendiarle la vivienda a Fernández.
 

En los próximos días, se estará conociendo la sentencia contra estas personas, en el juicio con jurado popular que se esta sustanciando en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje.
 

Cabe mencionar que la Fiscal de Cámara, Haydeé Gersicich solicitó una condena de 23 años de prisión para cada uno de los acusados, por los delitos de “privación ilegitima de la libertad calificada, lesiones graves calificadas por ensañamiento e incendio”

  • El sangriento crimen ocurrió en la noche del 15 de enero de este año.
  • En esa oportunidad, Micael Maximiliano Funes (29), utilizando un cuchillo dio muerte a sus abuelos.
  • El agresor, al día siguiente se presentó en la comisaría de Cosquín, donde relató lo sucedido.

Micael Funes, decidió en un momento de su vida, instalarse a vivir en una casa próxima a la de sus abuelos, en el barrio El Condado, de Cosquín, tratando de dejar atrás el consumo de drogas y alcohol que lo estaba afectado en su vida.

Con la intención de cambiar de residencia, modificar sus hábitos de vida y estar más vinculado con sus abuelos, Funes dejó su casa en Río Tercero y se mudó a pocos metros de la casa de Ascensión Luisa Castro (74) y de Ciriaco Amado Funes (79).
 

La tranquilidad del barrio se vio completamente alterada, al comenzar la tarde del 16 de junio y encontrarse con el movimiento de policías y peritos.
 

La sorpresa dio paso al dolor cuando se fueron conociendo las noticias de quienes eran las víctimas del terrible doble homicidio. Aun hoy, no salen del asombro. Porque sus queridos amigos y vecinos ya no están más y con la incógnita que aún persiste, ¿Por qué su nieto, a quien estaban ayudando a superar el consumo de drogas, decidió una madrugada arrancarles la vida?

Las cosas en el interior de la vivienda estaban en su lugar, no la registró, por lo tanto, el victimario no se llevó ningún elemento de valor o de interés.

Los mató, se acostó a dormir y al otro día fue a la comisaría.
 

Minutos después de la una de la tarde, Micael Funes se presentó en la guardia de la de comisaría de Cosquín, expresando en forma espontánea: Maté a mi abuelo, a mi abuela, con un cuchillo, estuve anoche tomando alcohol con cocaína, por lo que no quería llegar en ese estado a mi casa”.
 

Ante esta situación, personal policial se desplazó hasta el domicilio ubicado en Manuel Castilla 253, del barrio El Condado. La vivienda de dos plantas, con el nombre “El Sacrificio”, de impecable presentación, pintada de rosa, prolija, con un jardín de dimensiones importantes y un ordenado gallinero en el fondo, no daba cuenta que en su interior se había llevado a cabo la masacre más horrenda que es posible imaginar.
 

Hasta allí, en horas de la noche, llegó Micael Funes, luego de haber mezclado alcohol y cocaína.
 

La investigación judicial pudo reconstruir esos momentos trágicos. Según consta en el expediente, el joven llego hasta la casa, golpeo la puerta y su abuela le permitió el paso.
 

Abuela y nieto mantuvieron una charla, hasta el momento en que se generó una discusión, que desencadenó la ira del hombre, quien comenzó a golpear a la mujer en el rostro. Tomó una cuchilla de cocina, con la cual le provocó heridas en zonas vitales.
 

A consecuencia de la pelea, intervino Ciriaco Amado Funes, quien al igual que su esposa, recibió una serie de heridas cortantes que le ocasionaron la muerte.
 

Una vez concretado el doble homicidio, el agresor salió del lugar para trasladarse caminando hasta su casa. En el trayecto escondió el cuchillo, se cambió de ropa y se acostó a dormir.
 

Cuando se despertó, su pareja lo acompaño hasta la comisaría donde brindó detalles de lo sucedido.

Avances en la elevación a juicio.
 

En principio, la fiscalía había imputado a Funes por el delito de “homicidio calificado por el vínculo” (dos resultados).
 

Luego de profundizar la investigación y a partir de los distintos informes emitidos por Policía Judicial, se estableció que el agresor hizo uso de su superioridad de fuerza, ejercida sobre dos personas mayores, que se encontraban en un estado manifiesto de indefensión y al mismo tiempo que utilizó un arma blanca, dejándolos sin posibilidades de defensa, terminó con la vida de los abuelos con alevosía como agravante.
 

Es decir, que la imputación que hoy pesa sobre el acusado se agravó y la causa fue elevada a juicio, así lo confirmó a este medio, la Fiscal Paula Kelm: “Efectivamente, la causa de Funes fue elevada a juicio, se le agravó la situación procesal, se le imputó homicidio calificado por el vínculo y alevosía reiterados, dos resultados”.
 

La fiscal también confirmó que la acusación fue recurrida por la defensa, pero el juzgado de control confirmó la acusación.
 

De no existir una nueva apelación por parte de la defensa, probablemente en los próximos días se esté haciendo efectiva la elevación a juicio de la causa a llevarse a cabo en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje.

  • El hombre había sido denunciado por su ex pareja por el presunto abuso de una niña.
  • La Fiscalía, luego de las pericias, descarto el abuso.
  • Entonces, Gabriel Fernández (56), fue “escrachado” en las redes sociales de Capilla del Monte, desde donde se promovía tomar venganza por mano propia.

 

El violento suceso ocurrió el 13 de agosto de 2017, en las primeras horas del día, cuando familiares de la expareja de Fernández, tomaron por asalto la vivienda y de forma extremadamente violenta, lo sacaron al exterior y luego de golpearlo lo ataron a un árbol, donde lo sometieron a distintos tormentos.

Al mismo tiempo que se encontraban abocados a la agresión física, le prendieron fuego a la vivienda, perdiendo la totalidad de sus pertenencias.
 

Fue tal la golpiza que recibió Fernández, que debió ser internado, recuperándose luego de varios días.
 

La fiscalía investigo el presunto abuso de la menor.
 

La fiscalía de Cosquín, en ese momento a cargo de Martín Bertone, ordenó las pericias pertinentes, incluyendo cámara Gesell, para poder establecer la veracidad de los hechos. Esta denuncia fue desechada por no existir indicios que motivaran imputación alguna contra Fernández, por ese momento pareja de la mamá de la niña.

La familia comprometida en la agresión.
 

La investigación judicial determinó que fueron parte de la agresión, la madre Flavia Saganías (41), ex pareja de la víctima, identificada como Mónica Bonifacio.
Bonifacio fue detenida junto a uno de sus hijos en la localidad de Isidro Casanova, provincia de Buenos Aires a fines de agosto de 2017. Luego este joven recuperó la libertad.
 

En los primeros meses de este año, la justicia dio con el otro implicado en el salvaje ataque. Se trata del otro hijo de Bonifacio, de nombre Emiliano Saganías (19).

Madre e hijo fueron imputados por los delitos de “privación ilegitima de la libertad calificada, lesiones graves calificadas por ensañamiento e incendio”.
 

Sobre Flavia Saganías recayó la imputación de “instigación a cometer delito”, al arengar por medio de las redes sociales a los vecinos y familiares a tomar a la justicia por mano propia.

Víctima y agresores cara a cara.
 

Esta mañana en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje, con un jurado popular, comenzó el juicio que impartirá justicia sobre este tremendo caso.
 

La Nueva Mañana, en el momento de un cuarto intermedio, habló con Gabriel Fernández, quien a pesar de su estado de nerviosismo estuvo dispuesto a contar como estaba enfrentando la situación.
 

Lo más difícil pasó ayer, porque cuando vinimos a hacer unos trámites, acá había una movilización de unos grupos de feministas y contra abusos, y yo sigo siendo hostigado, eso es lo que más me molesta de todo esto, porque ya se aclaró de que no hubo abuso, fue una falsa denuncia del abuso sexual a la nena y a mi se me sigue estigmatizando como un abusador, como un pedófilo, es lo más duro que estoy pasando ahora”, dijo mientras intentaba controlar el temblor de sus manos.
 

Además, dijo: “Es muy duro después de dos años y medio ver la cara de las personas que te intentaron matar”, describiendo también la sala de audiencias, que es pequeña y los acusados se encuentran muy cerca de la víctima.
 

Fernández, espera que este juicio termine pronto y se haga justicia para poder continuar rehaciendo su vida y reconstruyendo su vivienda.

De acuerdo a lo informado en la Cámara, el jueves próximo se estarían dando lectura a los alegatos y el viernes de esta semana se podría dictar sentencia.

*También se realizaron allanamientos en Huerta Grande.

En el marco de tareas investigativas, efectivos de la FPA realizaron un operativo que dio como resultado la detención de una mujer (40) y a su nuera (18) por presunta comercialización de estupefacientes.

La aprehensión de las mujeres se realizó en la ciudad de Cruz Del Eje, en calle Juan XXI esquina Rondeau de barrio Residencial América. En el momento de la requisa, personal investigativo de la Fuerza, incautó 338 dosis de marihuana.

Inmediatamente, dotaciones del equipo de acción táctica, desplegaron un allanamiento en una vivienda ubicada en Azcuénaga al 300 en la localidad de Huerta Grande (Punilla).

Allí, se secuestraron 192 dosis de marihuana, 756 semillas de cannabis sativa, un automóvil y elementos que estarían relacionados a la causa investigada.

El total de la sustancia decomisada es de 530 dosis de marihuana. Cabe destacar que, según investigaciones, la mujer (40) es oriunda de la ciudad de Córdoba y comercializaría estupefacientes en Serrezuela y Villa De Soto entre otras localidades del Departamento Cruz Del Eje. A su vez, Policía de Córdoba colaboró en la seguridad del perímetro externo a la morada.

La totalidad del dispositivo estuvo supervisada por el Fuero de Lucha Contra el Narcotráfico de dicha circunscripción, quien dispuso el traslado de las detenidas a sede judicial por presunta infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes 23.737.

  • La víctima tenia 38 años, era casado y trabajaba en una panificadora.
  •  Conducía una moto Yamaha YBR e impacto contra un Volkswagen Voyage.

Hoy, alrededor de las tres de la tarde, en circunstancias que la zona se encontraba bajo una persistente lluvia, se produjo un accidente de transito en el kilometro 54 de la ruta 38 a la altura de la localidad de Huerta Grande.

El siniestro involucró a una moto Yamaha YBR, que era conducida por un hombre de 38 años, domiciliado en Villa Giardino; este rodado, impacto en forma frontal con un Volkswagen Voyage de dolor blanco, que circulaba en sentido norte/sur, conducido por un masculino de 64 años de edad, con domicilio en la ciudad de Córdoba.
 

Por causas que se tratan de establecer, ambos rodados impactaron de forma frontal, en una curva de la ruta, donde al parecer el rodeado mayor habría invadido la mano contraria.
 

El servicio de emergencia médico, una vez arribado al lugar, comenzó a prestar los primeros auxilios al conductor de la moto, tarea que le demando más de una hora de trabajo para poder estabilizarlo para efectuar el traslado al centro asistencial.
 

Al mismo tiempo, hubo que dar asistencia medica al conductor del automóvil, quien se encontraba en estado de shock.
 

Joven conductor del rodado menor, fue trasladado al hospital Domingo Funes, donde lamentablemente, llegó sin vida.
 

La fiscalía de Cosquín investiga las circunstancias del accidente, por medio de las pericias de rigor.

  • El hecho habría ocurrido en un descampado de La Falda.
  • El hombre, de acuerdo a la información obtenida, habría tomado contacto con la nena de 12 años por medio de redes sociales.

Este fin de semana, en La Falda, se vivió una situación espantosa cuando se conocieron detalles sobre el presunto abuso sexual contra una niña cometido por un joven de 20 años
 

Por la información recogida hasta el momento en fuentes policiales, el sábado por la tarde la mamá de la menor se presentó en la comisaría local para informar que su hija no estaba en su domicilio.
 

Inmediatamente la policía comenzó un operativo de búsqueda, dando con la niña, quien relato lo sucedido.
 

De acuerdo a lo informado por el Comisarió Carlos Oliva, Jefe de la Zona 3 de la Departamental Punilla: “Pudimos conocer que la menor se encontró con un hombre, el cual aparentemente, había conocido por medio de las redes sociales. Una vez efectuado el encuentro, este sujeto habría abusado de la niña, en un descampado ubicado en el barrio “Villa Caprichosa”.
 

Con los datos aportados, la policía pudo dar con el presunto abusador, logrando secuestrar entre otros elementos, teléfonos celulares para las correspondientes pericias.
 

El detenido fue trasladado al penal de Bouwer, quedando a disposición de la Fiscalía de Cosquín.

  • El Comisario Adrián Salcedo hablo con Radio Única La Falda y brindó importantes detalles sobre los procedimientos.
  • Los operativos se realizaron en Córdoba y Tartagal (Salta).
  • La banda planificaba aumentar el nivel de actividad.

 

En un operativo desarrollado de manera conjunta entre la Fuerza Policial Antinarcotráfico, Gendarmería Nacional y PROCUNAR, se logró el desbaratamiento de una organización narco que traficaba, distribuía, fraccionaba y comercializaba cocaína desde la provincia de Salta hacia Córdoba.
 

Los allanamientos fueron realizados 4 en Tartagal (Salta), 20 en la ciudad de Córdoba, más precisamente en los barrios Villa La Maternidad, San Vicente, Güemes, Argüello y uno en la localidad de Malvinas Argentinas. Colaboró en el perímetro externo Policía de Córdoba.
 

En los puntos de ventas cerrados, con ayuda de los canes detectores de narcóticos e investigadores de la Fuerza, se incautaron 21.507 dosis de cocaína (valuadas en $5.000.000), una planta de cannabis sativa, 1.029.585 pesos y 2.490 dólares, 3 armas cortas, una granada, 2 automóviles, una motocicleta, una prensa donde armaban los panes de estupefacientes y otros elementos para el fraccionamiento de drogas.
 

En los diversos allanamientos se detuvieron en total a 13 personas, 8 masculinos y 5 femeninos.
 

El operativo se llevó cabo mediante un “Convenio marco de cooperación institucional en materia de narcocriminalidad entre el Ministerio de Seguridad de la Nación, el Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Ministerio Público Fiscal de la Nación y de Córdoba”.
 

Intervino la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico del primer turno a cargo del Dr. Marcelo Sicardi quien ordenó el traslado de los aprehendidos a sede judicial por infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes.

Estadísticas.
 

El comisario Adrián Salcedo, en la nota realizada por Radio Única Punilla de La Falda, aportó un detalle sobre las investigaciones y operativos realizados desde la creación de la Fuerza Policial Antinarcotráfico en esta provincia.
 

De ellos se desprende que la FPA hasta la fecha, cerró en el ámbito provincial 1509 puntos de venta, detuvo a 684 referentes, desbarató 138 bandas, de las cuales algunas mantenían una muy importante estructura armada para la comercialización de drogas, y puso en prisión a 5667 personas.

Cabe mencionar que el procedimiento interprovincial que logró desbaratar esta importante organización delictiva, comenzó hace 10 meses, a partir de una denuncia anónima efectuada en la línea telefónica gratuita, dispuesta por el Ministerio Público Fiscal: 0800-888-8080, que funciona durante las 24 hs.

(Mirá la nota completa más abajo)