El proyecto que modifica la “Ley de biocombustibles”, impulsado por el Frente de Todos y avalado por legisladores cordobeses  de esa fuerza,  significa un duro golpe a un sector importante de la producción agrícola de Córdoba y Santa Fe.

El ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba Sergio Busso, destacó que el proyecto presentado por el ex presidente Néstor Kirchner, aprobado y vigente hasta ahora, “se sancionó una ley de biocombustibles que era muy virtuosa”.

Esa ley le daba a las provincias productoras de soja y maíz –Córdoba y Santa Fe- pudieran transformar la economía. Le permitía dar valor agregado a la producción agrícola.

Cuando uno carga combustible en el vehículo, carga el 10% de soja y el 12% de maíz o caña de azúcar” comentó el ministro.

La ley que pretende modificar el oficialismo, según comenta Busso, generó en la provincia importantes inversiones y la creación de puestos de trabajo.

Más de cien cooperativas se vincularon para mejorar sus producciones e invertir en consecuencia. Hoy toda esa inversión corre riesgo, ante la ley que se promueve desde el gobierno nacional.

Esta ley que se vencía, nosotros esperábamos que se pudiera prorrogar”, expresó el funcionario.

Desde el mismo gobierno de Córdoba, en base a estudios realizado por técnicos locales y tomando en cuenta la experiencia de otros países, esperaban incorporar un mayor corte de biocombustibles, duplicando los vigentes, pero la nueva ley que ya recibió media sanción en la Cámara de Diputados, disminuye la incorporación de este combustible, privilegiando a la industria petrolera.

Con el criterio utilizado por el Frente de Todos, la provincia pierde la posibilidad de duplicar o triplicar la producción destinada al biocombustible.

Por esas cosas raras de la vida, cuando las cosas no se pueden explicar es porque tiene que haber algo atrás, cuando uno no puede dar explicaciones es porque algo raro hay”, dijo el ministro al momento que agregó: “No tengo ninguna duda que el lobby petrolero ha jugado muy fuerte en esto”.

En este sentido hay que recordar, que el principal impulsor de los cambios en la ley, que claramente beneficia a las provincias petroleras es Máximo Kirchner.

La nueva ley significa que destroza todo el aparato productivo en el caso de Córdoba y Santa Fe”, sostuvo.

El ministro Busso, también respondió que “se necesita una discusión política, la representación de la provincia está dada por los senadores y los diputados y ahí nosotros necesitamos tener hombres y mujeres que defiendan los intereses de la provincia de Córdoba”.

Esta declaración aumenta las diferencias entre los referentes políticos, que por un lado apoyan la gestión de Juan Schiaretti y buscan aumentar la cantidad de representantes en la legislatura nacional y los partidarios del senador Carlos Caserio, del Frente de Todos, claramente enfrentado al gobernador, que en las próximas elecciones intentará renovar su banca.

Por medio de una gestión exprés, las comisiones de Minería, Energía y Combustibles, Presupuesto y Hacienda del Senado Nacional, dictaminaron favorablemente y la ley fue remitida al Senado para su aprobación en el recinto.

El secretario de Energía Darío Martínez explicó que “la iniciativa propone un corte del 5 por ciento para el gasoil y el biodiesel, y del 12 por ciento entre naftas y bioetanol”. Asimismo agregó que, “necesitamos tener una normativa clara para no volver a procesos que nos paralicen la industria”. La nueva ley tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 15 =