El menor se encontraba de visita en la casa de familiares en Villa de Soto (norte de la provincia de Córdoba) y a alrededor de las seis de la tarde del 6 de mayo, salió caminando de la vivienda donde se encontraba en la calle Aristóbulo del Valle del barrio 9 de Julio, para llegar a la casa de otro familiar.

En el trayecto, un perro pequeño comienza a ladrar, acercándose al chico, cuando de repente del interior de una vivienda salen dos perros, aparentemente mezcla con raza pitbull que arremeten ferozmente contra  joven, haciéndolo caer y provocándole heridas de distinta consideración en las piernas, brazos, rostro y en la cabeza.

En el momento del ataque, el chico intentó defenderse, pero la agresividad de los animales no se lo permitió y una de las mordeduras le seccionó un segmento de la nariz.  La fuerza del maxilar de los perros, les permitió arrastrar a la víctima unos metros hasta el frente de la vivienda de donde salieron.

Un vecino intervino armado con un palo, interponiéndose entre los perros y el chico, pero gracias a la ayuda de otro hombre que se acercó con su camioneta, lograron hacer cesar el ataque. Como pudo, el chico subió a la caja de la camioneta, ensangrentado y pidiendo que “no me dejen morir”,  ante el traumático momento que estaba viviendo, así lo relató la mamá, María Rosa Manzanelli en el programa “90 Minutos” de radio Única Punilla.

En principio fue asistido en el hospital de Villa de Soto, y desde allí trasladado al nosocomio de Cruz del Eje, donde recibió 65 puntos de sutura en las heridas recibidas.

En la investigación del hecho, se encuentra trabajando la Fiscalía de Cruz del Eje, que se encuentra al aguardo de pericias médicas para poder establecer la gravedad de las heridas y en virtud de esto, continuar con el proceso judicial.

 

Escucha el audio con la mamá, María Rosa Manzanelli:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 10 =